"... apasionados de la palabra, de los sentimientos... De todo aquello que hace que la vida sea mejor. Con gusto mediador"
Hola:
Somos Sebastián García y Carmen Sánchez, y en esta segunda etapa de nuestras vidas surge la idea de crear "Con Actitud y Media". Psicólogo y abogada que tienen como nexo en común la pasión por la mediación, la ilusión de hacer que la vida sea mejor con la palabra y la cultura del acuerdo.
Este es nuestro momento de "desaprender para aprender", como tantas veces nos ha dicho nuestro querido Javier Alés Sioli, y nos encantaría compartirlo con todos vosotros, con toda la ilusión del mundo. Intentaremos desde una frase diaria, comentar, contar... reflexionar en definitiva para hacer que "cada día cuente". Contaros también nuestros logros y nuestros avatares. Os esperamos.

martes, 24 de mayo de 2016

24 de mayo de 2016
¿Tener inteligencia es tener talento?



¿Sabemos que diferencia hay entre una y otra palabra? ¿Todo el que es inteligente es talentoso? o ¿El que tiene talento es siempre una persona inteligente?
Empiezo la semana con este tema tan apasionante y que tanto nos debería interesar, no solo para nuestro desarrollo si no también para el de nuestros hijos.
La semana pasada asistí a una conferencia de Jose Antonio Marina, filósofo, escritor y pedagogo, para la presentación de su libro "Objetivo: generar talento", y desde que salí de ella me rondaba la necesidad de escribir sobre este tema.

Hay una frase de Forster que me encanta y es: "como voy a saber lo que pienso, si todavía no lo he dicho", y esto es lo que creo que nos ocurre a casi todos, y en especial a los jóvenes en la adolescencia.
Jose Antonio Marina dice que la inteligencia práctica es superior a la teórica, porque es capaz de pensar posibilidades y después realizarlas. El que más o el que menos tiene a lo largo de su vida un proyecto, que no es otra cosa que un anticipo del futuro que se desea, y por el que va a luchar por conseguir, poniendo para ello todo lo necesario para convertir esas irrealidades que se piensan en realidades.
"No me basta con ser, tengo que hacer" aseguraba María de Maeztu, y yo lo comparto al cien por cien, ya que la realidad no se compone solo de lo que existe si no también de lo que nosotros seamos capaces de crear.
Siguiendo la filosofía de Marina, emprender es un modo de vida, una actitud ante la realidad. Es inventar un proyecto más o menos difícil y llevarlo a cabo. Es una aventura, una actitud confiada hacia el futuro.
Para esto y mucho más necesitamos una buena Educación, y que ésta no sea la culpable de desviar a la gente de sus talentos, como decía Ken Robinson, si no que sirva para ayudar a los niños a llevar a la realidad sus aptitudes, como decía Erich Fromm.
Ser inteligente debería hacernos tener una inteligencia resuelta, con la que aprendiéramos a resolver problemas vitales al igual que aprendemos a solucionar problemas de física o de química.
La adolescencia es una etapa decisiva, y es el momento idóneo para adquirir fortalezas, suplir carencias y hacer proyectos.
¿Cómo sería una sociedad en la que el centro de la Educación fuera la de enseñar a los adolescentes a tomar decisiones? Cuatro decisiones bastarían: decidir pensar mejor, decidir sentir mejor, decidir ser más libre y la construcción del carácter.
Casi ná. Termino con una frase de Marina,"el fin de la educación es aumentar la probabilidad de que suceda lo que queramos".
Muy buena semana,, y dedico este artículo a todos aquellos que están en proceso de poner en marcha una aventura, ¡a por todas!

Va por vosotras, Andrea y Gemma.

15 comentarios:

  1. Jose Antonio Marina, buen escritor y fantástica persona. Dedicado a la educación y del que se debería tomar más nota. La educación en esta sociedad está encorsetada de forma que no deja a los niños desarrollar su potencial. Talentos tenemos todos, lo complicado es encontrarlos y ponerlos en marcha, y esto.....si nos dejan.
    Fantástico artículo, ilustrativo y a tener en cuenta ahora que terminan tantos adolescentes el cuso.
    Guapísima, feliz semana, la última de mayo.
    nº1

    ResponderEliminar
  2. Hace poco vi en facebook un documental en el que no se le dejaba a una niña de pocos años pintar un cuadro como ella quería, tenía que ser como le indicaba la profesora. Todos haciendo lo mismo, sin dejar que la imaginación tenga lugar en el sistema educativo.
    Nos empeñamos en obligar a los niños a seguir unas pautas sin dejarles a veces desarrollar su personalidad y con ello sus talentos. Da que pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo. El que nace artista en cualquier especialidad, le cuesta llegar a demostrar que es su forma de vida, su proyecto de futuro, y el talento que quiere desarrollar. Le obligamos a estudiar una carrera, unos estudios y a lo mejor le cortamos las alas en aquello que es su pasión y lo que verdaderamente le haría ser feliz.
    Yo tengo algo de eso, pero todavía estoy a tiempo de emprender esa aventura.
    Un beso corazón, me ha encantado el artículo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre he dejado que mis hijos desarrollen su potencial, es más, desde pequeños han ido haciéndolo, y por ese camino se han ido enfocando. ¿Qué mejor manera de ser feliz que haciendo aquello que te gusta y para lo que sirves? Tenemos que cambiar un poco el chip.
    Buena semana para tí.

    ResponderEliminar
  5. Encontrar nuestras pasiones, esa sería una de las tareas que debería tener la educación, y dejar que cada uno las desarrolle. No hay nada mejor en la vida que poder hacer aquello que te ilusiona, que te apasiona y que además haces bien. Hay que enfocar el sistema educativo por estos derroteros, saldríamos ganando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Vemos muchas veces con malos ojos el que la gente quiera dedicarse a lo que le gusta, parece un pecado. Hay que hacer aquello que te de dinero, que tenga salidas, que tenga futuro.....y pregunto, ¿qué tiene futuro hoy en día? ¿para que tantos médicos, abogados, arquitectos....en paro? Pensemos con la cabeza pero actuemos con el corazón.
    Buen día y buenas reflexiones.

    ResponderEliminar
  7. Todo lo que dice Marina tiene mucho sentido. Dar riendas suelta a nuestros talentos serviría para que hubiera menos gente frustrada.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante todo lo que expones. Muchas veces nos emperramos en que nuestros hijos estudien y se olviden de aquellas cosas que les apasionan y que saben hacer bien. Mi hijo es un buen escritor, siempre está leyendo, lo que sea. Tiene una gran fantasía y sabe relatar de maravilla. En los estudios va regular y hay veces que le castigo con no hacer aquello que tanto le gusta. Gran error.
    Creo que potenciando lo que más le gusta se puede conseguir que saque medianamente lo que menos le hace gracia. Me pongo manos a la obra. No tiene porqué ser menos meritorio una cosa que otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Somos mas dados a buscar la seguridad de lo mas conservador sobretodo en el trabajo y si puede ser de por vida mejor. En una sociedad tan abierta cmo la actual deberiamos apoyar mas la creatividad y la ilusion por hacer algo diferente, por que cada haga aquello en lo que cree. Seguramente de esta manera el talento de cada cual saldria mas a la luz con el beneficio consiguiente para todos. Yo he trabajado siempre en el sector privado y es cierto que hay una presion constante pero tambien hay un estimulo constante por aprender y avanzar. Apoyemos la creatividad y la ilusuon porhacer cosas diferentes peri sobre por quecada cual haga aquello para lo que cree que es capaz de hacer
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Que bueno sería que por los propios colegios se propiciara el que los niños desarrollaran aquellas cualidades para los que están cualificados. Me consta que muchos profesores se implican en ello. Pero el problema es que valoramos menos los talentos que tenemos que el sacar buena nota. Cuando se estudia incentivado por algo que te gusta, se rinde más.
    Bs.

    ResponderEliminar
  11. El problema es que muchas veces no sabemos lo que queremos ni para lo que servimos. Pero es porque ni nos planteamos que podamos ser lo que queremos ser. El sistema educativo te va marcando las pautas para que aquello a lo que te vayas a dedicar sea lo que está en el mercado o bien aquello que tenga "futuro". Ese es el problema.

    ResponderEliminar
  12. El miedo al fracaso hace que nos haga seguir la senda que nos van marcando, ya que al menos eso es "seguro". Si encima nos salimos de lo normal y fracasamos......Es complicado, y de esta forma se sigue enseñando a la juventud a escoger carreras con salidas, no porque te guste.
    Buen artículo Carmen.
    una anónima más

    ResponderEliminar
  13. Yo si de algo estoy contenta es de haberme dedicado a aquello que me gustaba, me costó mucho trabajo, pero al final salí para adelante porque sabía que valía para ello y soy feliz. Tengo amigas que escogieron carreras de moda porque tenían más salida, y ahora están trabajando en algo que no tiene nada que ver con lo que estudiaron, otras están en el paro.
    Así que, más claro agua.
    Buen finde y un beso.

    ResponderEliminar
  14. Si el sistema educativo no ayuda, los padres tendremos que poner doble empeño en ayudar a nuestros hijos a encontrar su camino. Tarea nada fácil, pues tienen que decidir su futuro, en la edad más inestable de sus vidas; la adolescencia... En fin, ¡mucho amor y más paciencia!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  15. Me encanta mami, me encantó la conferencia y me encanta como has sabido resumirla en el artículo. En respuesta a tu pregunta, ¿qué sería de la sociedad si enseñáramos a los adolescentes a tomar decisiones? Creo que tendríamos una sociedad de gente joven emprendedora, con ganas de comerse el mundo, responsable y productiva. Así que manos a la obra ¿no?

    ResponderEliminar