"... apasionados de la palabra, de los sentimientos... De todo aquello que hace que la vida sea mejor. Con gusto mediador"
Hola:
Somos Sebastián García y Carmen Sánchez, y en esta segunda etapa de nuestras vidas surge la idea de crear "Con Actitud y Media". Psicólogo y abogada que tienen como nexo en común la pasión por la mediación, la ilusión de hacer que la vida sea mejor con la palabra y la cultura del acuerdo.
Este es nuestro momento de "desaprender para aprender", como tantas veces nos ha dicho nuestro querido Javier Alés Sioli, y nos encantaría compartirlo con todos vosotros, con toda la ilusión del mundo. Intentaremos desde una frase diaria, comentar, contar... reflexionar en definitiva para hacer que "cada día cuente". Contaros también nuestros logros y nuestros avatares. Os esperamos.

lunes, 7 de noviembre de 2016

7 de noviembre de 2016
¿No ofende quien quiere sino quien puede?

No hace mucho algunas feministas levantaron su voz para decir que hay ciertos gestos y actitudes que atentan directamente contra nuestra integridad como mujeres y como seres humanos. Por ello el "piropo" tenía que ser erradicado, y las mujeres no permitir ser piropeadas por los hombres.
En ese momento, ya hace dos años, escribí un artículo titulado "El Piropo", donde me hacía eco de ello. Donde lo defendía utilizando el sentido común para no etiquetar directamente como acosadores a todo el que se atreva a piropearnos.
Ahora dos años después, y harta de escuchar tantos insultos, descalificaciones y ataques a las mujeres, casi que reivindicaría su vuelta.
Escudados en la libertad de expresión, muchos aprovechan para decir verdaderas infamias, barbaridades, soeces..... y siempre o casi siempre, a mujeres. Y lo malo de esto es que esos insultos no solo proceden de bocas masculinas, aunque sean la mayoría, sino que en gran número proceden de las propias mujeres.
¿Sexismo y racismo están en la misma línea?, yo diría que sí.
Ahora con las elecciones americanas hemos podido escuchar la mayor cantidad de insultos hacia la mujer profesados por uno de sus candidatos hombre. Si, del Sr. Trump, al que no voy a descalificar y no por falta de ganas, y de merecimiento.
"Mala zorra, furcia, hija de puta, sinvergüenza......", no, queridas lectoras,  no os estoy insultando. De verdad que no. Y no lo digo yo, de verdad, que lo dice una Jueza, con más inri con competencia en materia de violencia de género, 
Según esta Señora Jueza, a la que tampoco entro a descalificar, no son palabras "gravemente ofensivas", si no que se encuentran dentro del derecho a la libertad de expresión, aunque se trate de un "lenguaje soez".
Hace unos meses y de boca de un Secretario General de uno de nuestros partidos políticos, Podemos, el Sr. Iglesias, dijo de una periodista, que "la azotaría hasta que sangrara", pero eso seguro que tampoco es nada grave.
Si entras en twiter, el mejor medio para insultar, entonces te mueres directamente. "Foca, obesa, muérete"(por ganar unos kilos después de un embarazo una periodista); "apesta, basura de feminista", o "payasa, puta, parásita lesbiana....", entre otros muchos.
Tal como dicen algunos especialistas, "la forma tradicional de isultar a las mujeres es atacándolas en lo que en una sociedad tradicional más valor da a una mujer: su belleza y su pureza y castidad".
Esto habrá que atajarlo, no dejar que se siga viendo como normal y habitual en la sociedad. No entrar en ese discurso de descalificaciones y llevarlo por los cauces que hagan todavía más daño, por los legales
Hay una sola cosa que me consuela, y es que si el insultado pierde y sufre, el insultador también lo hace. Pierde mucho más, pierde su humanidad, que es lo que en definitiva nos caracteriza, y  no la riqueza, el sexo, la raza o la religión.
Buena entrada de mes, y si hay algo por lo que me siento orgullosa de ser mujer es por todo lo que hemos conseguido. No dejemos que esto se pierda y para ello no se nos olvide que "no insulta el que quiere sino el que puede". ¡No les dejemos!


17 comentarios:

  1. Yo te contestaría que hoy en día, y tal como están las cosas, todos pueden. Es tan fácil.....y hay tantos medios. Impunidad total para el que insulta y agravia.
    Y yo lo que digo es que siempre somos las mujeres las que lo padecemos, y no solo por hombre sino tambíen por las mujeres. En estos casos la envidia juega un papel fundamental.
    Por eso dice mucho del que lo hace.
    Otro mes, es que pasa el tiempo......Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buen artículo y el del piropo también!
    A mi me gusta más piropear, es más sano y se gana más.
    El que descalica a otro se descalifica a si mismo.
    Por eso guapísima, no puedo dejar de hacerlo contigo.
    nº 1

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya lo que llevamos con las elecciones americanas!
    Y nos quejamos de las nuestras......
    Para mi el que no tiene argumentos tiene descalificativos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Estamos en una época del todo vale, y sobre todo en política. Hemos podido ver hace poco como algunos de estos "jovenes promesas" dicen por la boca lo primero que les pasa por la mente. Educación, mucha educación hace falta, que no se pierda nunca.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  5. El hombre que insulta a una mujer propiriendo descalificativos en torno a su imagen, es un cobarde y su bajaautoestima necesita bajar la de su ofendido. La mujer que lo hace normalmente es por envidia y suele tener algún que otro defecto que hace que necesite ver a la envidiada por los suelos. Ellos mismos se definen.

    ResponderEliminar
  6. Más verdad que un santo. Que tipo más desagradable...por no insultarlo. Pero lo que me apena es que según las encuestas un 25% de mujeres lo van a votar. El mismo se define, por lo que no lo voy a hacer yo, pero solo le voy a decir una cosa: ¡Sr. Trump, no se es hombre por lo que se tiene entre las piernas!
    Un beso corazón, y que reflexionen aquellas que votan a estos tipejos(eso no será un insulto, ¿no?)

    ResponderEliminar
  7. Nunca pordría votar a un candidato tan grosero y soez como Trump. Aquí en España, al que habla siempre con insultos y sin argumentos, con la demagogia típica del que no tiene qué decir, tampoco. No me convence alguien así. El enfrentamiento de clases, de sexo....noooo.

    ResponderEliminar
  8. El Trump, un impresentable, racista y xenófobo,aparte de machista y grotesco. Aquellos que se sirven de los insultos normalmente no tienen mucho que decir. Es una pena que haya gente que les guste, pero tiene que haber gente para todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ya me estoy cansando de tanto populismo y tanta mala educación. Parece que hoy en día los valores se van perdiendo, que todo vale,y todo está permitido. La demadogia, que como su nombre indica son falsas promesas dichas para la propia ambición política, tiene poco de realismo y compromiso. ¿Y la gente no se da cuenta?
    Mamarrachos, eso es lo que son muchos de estos populistas tanto españoles como americanos, y yo si que les insulto, aunque cre que para ellos no es ninguna ofensa.
    A la espera de los resultados, buena semana a pesar de ello, jajaja

    ResponderEliminar
  10. Con todo lo que nos ha costado a las mujeres llegar, a pesar de la cantidad de trabas que se nos pone, menores sueldos, la familia....me parece que dejarnos insultar no se puede consentir.
    Lo que buscan en las descalificaciones sexistas es devolver a las mujeres al ámbito doméstico, donde a muchos les gustaría que siguiéramos en exclusividad, porque también lo hacemos.
    Como siempre, buena reflexión que deberíamos tener tanto hombres como mujeres.
    Un beso y buena semana.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre excelentes tus apreciaciones. Hoy he hecho dos frases, una para el ofendido y otra para el ofensor

    Como la paloma herida
    Que esconde bajo su nido
    Los latidos del olvido.
    Así transcurre la vida,
    De quienes son ofendidos

    M.García



    Como una lluvia de acero
    Que irrumpe pesada y densa
    Sobre los vientos ajenos
    Así viven, sin consuelo,
    Los que causan una ofensa

    M.García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me encantan, cada día te superas. Un beso, y te sigo esperando por aquí.

      Eliminar
  12. Se han perdido tantos valores, que eran esenciales en nuestra infancia y en la forma en que nos educaron nuestros padres, entre ellos lo que implicaba un insulto o una palabrota. Parece que en esta época todo vale ¡si hasta Trump es presidente!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  13. Si alguien como Trump ha sido capaz de llegar a ser el presidente de los EEUU, ¿qué importan los valores, la educación, los principios, el patriotismo,la preparación.....?

    ResponderEliminar
  14. Muy buen artículo, lo secundo totalmente.
    Me parece deprimente que mujeres voten a alguien que las ha estado insultando de todas las maneras, que existan jueces, y mujeres, que no vean delito en palabras tan ofensivas, y por último, no puedo comprender como se le da tanta importancia a determinados piropos, y sin embargo a esas mujeres no les moleste las barbaridades que se le dicen a diario. ¿Nos estamos volviendo tontos/as?
    una anónima más

    ResponderEliminar
  15. Que ejemplo están dando a los niños y a los adolescentes nuestros propios gobernantes que se expresan de esta forma, incluso los jueces que no ponen limites a esta mal llamada libertad de expresión. Lo peor es que no parece que esto vaya a cambiar al menos de momento, por lo que tendremos que concienciarnos cada uno y transmitir los valores adecuados a nuestros hijos y a los que nos rodean. Me quedo con una frase para todos estos que se escudan en la libertad de expresión para decir lo que quieran, "el insulto es el lenguaje de los ignorantes", Un beso

    ResponderEliminar
  16. Si nos fijamos las personas que menos insultan son las que suelen estar más felices con su vida, y por ello son más inteligentes. Eso me consuela.
    Buen fin de semana y a ver si se sosiegan los ánimos.

    ResponderEliminar