"... apasionados de la palabra, de los sentimientos... De todo aquello que hace que la vida sea mejor. Con gusto mediador"
Hola:
Somos Sebastián García y Carmen Sánchez, y en esta segunda etapa de nuestras vidas surge la idea de crear "Con Actitud y Media". Psicólogo y abogada que tienen como nexo en común la pasión por la mediación, la ilusión de hacer que la vida sea mejor con la palabra y la cultura del acuerdo.
Este es nuestro momento de "desaprender para aprender", como tantas veces nos ha dicho nuestro querido Javier Alés Sioli, y nos encantaría compartirlo con todos vosotros, con toda la ilusión del mundo. Intentaremos desde una frase diaria, comentar, contar... reflexionar en definitiva para hacer que "cada día cuente". Contaros también nuestros logros y nuestros avatares. Os esperamos.

martes, 29 de octubre de 2013


29 de Octubre de 2013

Mi querido profesor.....








Hoy quiero dedicar este post a un fabuloso profesor que por desgracia nos dejó hace una semana. 


Alto, de voz grave y fuerte, de gran personalidad, docente de corazón y de vocación, conocido y reconocido por sus alumnos....Don Antonio Brajones, o como era conocido por todos, el Brajones.


Tuve la suerte de tenerlo de profesor de Latín y de Griego, y que después le diera también a mis hijas.


Hasta el último momento, amigo. 

Gracias es lo único que me sale decir cuando lo recuerdo, gracias y hasta siempre, seguro que allí dónde esté, seguirá con su vozarrón enseñando todo lo que pueda. 







Va por ti, Don Antonio:




Hace años, un supervisor visitó una escuela primaria. En su recorrido observó algo que le llamó poderosamente la atención: una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos estaban en desorden; el cuadro era caótico.


Decidió presentarse:

- Permiso, soy el supervisor de turno…
¿algún problema?

- Estoy abrumada señor, no se qué hacer con estos chicos… No tengo láminas, el ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles… El supervisor, que era un docente de alma, vio un corcho en el desordenado escritorio. Lo cogió y con aplomo se dirigió a los chicos:

- ¿Qué es esto?

- Un corcho señor… gritaron los alumnos sorprendidos

- Bien, ¿De dónde sale el corcho?

- De la botella señor. Lo coloca una máquina…, del alcornoque, de un árbol…. de la madera…, respondían animosos los niños.

- ¿Y qué se puede hacer con madera?, continuaba entusiasta el docente

- Sillas…, una mesa…, un barco…

- Bien, tenemos un barco. ¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en la pizarra y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito? Escriban a qué provincia argentina pertenece. ¿Y cuál es el otro puerto más cercano? ¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que nació allí? ¿Qué produce esta región? ¿Alguien recuerda una canción de este lugar? Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:

- Señor, nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas Gracias.
Pasó el tiempo. El supervisor volvió a la escuela y buscó a la maestra. Estaba acurrucada detrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden…

- Señorita… ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?

- Sí señor, ¡cómo olvidarme! Qué suerte que volvió. No encuentro el corcho ¿Dónde lo dejó?





Hasta siempre mi querido profesor.



8 comentarios:

  1. Qué pena de los que se van, lo hacen en un viaje sin retorno, nos queda su obra, sus aportaciones y sus recuerdos, pero siempre conservamos un hueco en nuestro corazón para ellos...

    Qué vacío tan grande dejan,
    Se van sin avisarte, de repente.
    Pero viven en ti de otra manera…
    Porque siempre los llevas en tu mente.





    M. García.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María, el recuerdo es el mejor regalo, y eso siempre perdura.

      Eliminar
  2. Ah....ahora se me ha pasado al otro perfil, sin hacer nada.....ay Dios, la informáticaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten paciencia.....ya no podemos vivir sin ellaaaaa.

      Eliminar
  3. Precioso mami. Muy cierto todo lo que has dicho, no solo era un magnífico profesor aunque con sus vozarrones y humor cambiante sino que era una magnífica persona y por todo ello es por lo que le recordamos.

    ResponderEliminar
  4. Pues si rubia chica, y eso se vió en la despedida tan multitudinaria y tan afectuosa que se le hizo el domingo. Te veo en unas horas, cuidaito con el avión. Au revoir.

    ResponderEliminar
  5. Somos muchos los que nos hemos quedado sin un referente de nuestra primera juventud. Pero tuvimos la suerte de ser sus alumnos y de que formara parte de nuestras vidas y de la de nuestros hijos.

    Besos

    J&Y

    ResponderEliminar
  6. Pues si, es un referente para todos noosotros, esperemos que otro coja el relevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar